MANDALAS, COLOREAR TAMBIÉN ES UN ARTE

Yo soy licenciada en pedagogía y ejerzo como educadora en un centro de menores, hace ya aproximadamente 5 años una tarde trabajando con un compañero les puso como actividad a los niños, pintar mandalas. Yo dije vaya rollo eso, no creo ni que yo ni los niños vayamos a tener paciencia, y él que ya lo hacía, dijo probad y veréis como os gusta. Me picó la curiosidad, y como se iba a hacer de todas formas decidí probar algo nuevo. Así hice, coloreé y la verdad para ser la primera vez lo hice muy bonito y además me había relajado y desestresado, y parecía que veía las cosas con más nitidez. Me compré unos lápices y un libro y como estaba en una época muy revuelta a nivel personal lo practiqué a diario y me ayudó tanto que hoy en día cuando echo la vista atrás sin duda fue lo que me salvó del caos. Yo misma me sorprendí cómo de algo tan sencillo podía sacar tanto beneficio personal, espiritual y emocional.

Desde entonces pinto mandalas incluso un año hice un calendario con 12 dibujos dedicados cada uno a una temática especial con su texto correspondiente. Vendí 80 ejemplares a mi entorno y pude comprar un ordenador portátil para que los niños de una casa de acogida pudieran estudiar.

Cuando le conté a mi terapeuta cómo esto me ayudaba, él me explicó que eso era fantástico, para la atención plena y concentración, se aquietaba la mente. Desarrolla la creatividad y el autoconocimiento y reduce los niveles de estrés y ansiedad. Cómo ciertamente estaba comprobando.

Mi madre lo empezó a hacer en pleno tratamiento de quimioterapia (una amiga le regaló un libro), y aunque no es muy constante, lo hacemos juntas cuando estoy con ella y me reconoce que se le pasa el tiempo más rápido y deja de pensar en cosas que le perjudican o agobian.

Esta es la historia de cómo conocí esta técnica tan sencilla y bonita a la vez, ya que me sirvió para relajarme y desestresarme y también para expresar muchos sentimientos a mucha gente de mi entorno que no sabía como hacerle llegar el aprecio que tenía por ellos, pues coloreaba y escribía un texto con lo que había trabajado por dentro y eso lo aproveché para hacer los regalos más bonitos que he hecho nunca (mucho más geniales que los comprados con tarjeta) y sé que dejaron huellas porque años después hay personas que hablan o del calendario (no lo quitan de su nevera) o de ese dibujo que les regalé. Y para mi eso no tiene precio.

Siempre que encuentro algo que me apasiona busco e investigo más información para saber más de lo que hago y así sacarle el máximo rendimiento y eso es lo que os paso a compartir.

¿Qué es un mandala?

Es una estructura de diseños concéntricos que representan la composición fractal o repetitiva del universo o de la naturaleza.

Es una palabra de origen sánscrito y significa círculo, representa la unidad, armonía y la infinitud del universo mediante el equilibrio de los elementos visuales.

En las culturas orientales es donde se tienen los primeros registros de diseño y uso de los mandalas. Estos tienen como objetivo el cese del pensamiento y de la mente, aspirando alcanzar un estado meditativo.

Los hindúes fueron los primeros en utilizar los mandalas como instrumento espiritual aunque se han popularizado en occidente por los usos atribuidos al budismo. Sin embargo los mandalas no han sido exclusivos del oriente o de una religión en particular, ya que se han encontrado representaciones geométricas similares en otras culturas y con diferentes usos que van más allá de lo espiritual.

Mandalas en el budismo:

En Tibet son conocidos los mandalas de arena, que son complejas representaciones elaboradas por monjes budistas tibetanos como ejercicio espiritual para aprender las acciones del desapego y el fluir universal. Para hacerlo se usan arena o piedras trituradas, coloreadas de manera natural.

El diseño se divide en 4 cuadrantes y un monje está a cargo de cada uno. Después de semanas o días de completar el diseño (rellenando los espacios coloreados) el mandala es destruido por los monjes para representar la finitud de todas las cosas. La arena es barrida y guardada en un frasco y lanzada a un río para que vuelva a la naturaleza en el fluir continuo de la vida.

Mandalas en el taoísmo

Otro ejemplo es el Yin y el Yang donde los extremos confluyen en un círculo que representa la dualidad que existe en todo lo creado según los principios del taoísmo.

Al Yin se le atribuye lo femenino, la tierra, la oscuridad y pasividad. Mientras que el Yang representa lo masculino, el cielo, la luz y lo activo. Estas dos fuerzas son complementarias y necesarias para mantener el equilibrio en el universo.

Mandalas en la cultura nativa americana

Los indígenas nativos del norte de EEUU y el sur de Canadá crearon “las ruedas de sanación” o “ruedas medicinales”. El diseño de estos mandalas contemplaba un círculo central de piedra que estaba conectado a un círculo más grandes a través de radios o líneas divisorias hechas con el mismo elemento.

Además se tenían en cuenta los 4 puntos cardinales (norte, sur, este y oeste), un color, los elementos (aire, fuego, tierra y agua) y sus animales y plantas sagradas. Se cree que además de ser usadas con fines medicinales estas ruedas constituían un lugar sagrado para rituales iniciáticos.

Los aztecas, ubicados en lo que hoy es Mesoamérica también usaban mandalas. El ejemplo más conocido está en su calendario que obedece a los principios básicos de estas representaciones ya que parte de un círculo central a partir del cual se irradian otras figuras de manera repetitiva.

Aquí se representan la bóveda celeste, la creación del hombre y el camino que debe ser recorrido durante la vida ara alcanzar la plenitud.

Beneficios de pintar mandalas

Aportan relajación:

Diseñar y colorear mandalas ayuda a focalizar la atención por lo tanto son un excelente ejercicio para calmar el estrés y despejar nuestra mente.

Facilitan el equilibrio.

Aportan paz y serenidad.

Contemplarlos favorecen una sensación de tranquilidad.

Ayudan a la concentración.

Facilitan la atención plena.

Permiten dejar a un lado los pensamientos y fluir la creatividad.

La disposición de las figuras transmite una sensación de equilibrio.

Están diseñados para que nos liberemos de las preocupaciones porque favorecen la concentración en el presente, razón por la cuál es una potente herramienta de relajación.

Conexión profunda

Facilita que nos conectemos con lo más íntimo de nosotros, propiciando así el autoconocimiento. Son un maravilloso ejercicio de reflexión sobre nuestro lugar en el mundo y la relación que tenemos con los demás.

Son una forma de meditación que nos ayuda a focalizar la atención, propiciando la armonía ya que a través de sus formas y colores fluyen energías que transforman aspectos negativos en positivos. Aportando equilibrio.

La disposición es de dentro hacia fuera, lo que permite que la persona se conecte, libere, se reconstruya y se relacione.

También está relacionado con la creatividad que permite utilizar colores y formas con total creatividad.

Cada figura y color representan aspectos inconscientes de la persona, algunos significados son:

Rojo: pasión, sensualidad, fuerza, poder y agresividad. Primer chakra.

Naranja: placer, gloria, vanidad, progreso y energía. Segundo Chakra.

Amarillo: alegría, voluntad y novedad. Tercer chakra.

Verde: esperanza, desenfado, naturaleza. Cuarto chakra.

Azul: tranquilidad, seriedad, respeto y comunicación. Quinto chakra.

Violeta: meditación, creatividad, oscilación. Sexto chakra.

Blanco: paz, armonía, bondad, delicadeza y timidez. Séptimo chakra.

Negro: profundidad, tristeza, seguridad, misterio, autoridad, dignidad.

Rosado: altruismo, dulzura, paciencia.

Morado: contemplación, amar al prójimo, idealismo, sabiduría.

Gris: calma, espera, neutralidad, sabiduría y renovación.

Círculos: dinamismo y conexión con el cosmos.

Cruz: inconsciente y consciente con el cosmos.

Triángulo: transformación y vitalidad.

Cuadrado: estabilidad y equilibrio.

Laberinto: búsqueda del propio centro.

Espiral: energías curativas.

Corazón: unión, amor, felicidad.

Estrella: libertad, espiritualidad.

Pentágono: tierra, agua, fuego, aire y el cuerpo humano.

Hexágono: equilibrio y unión entre los contrarios.

Mariposa: transformación, muerte y auto renovación del alma.

Beneficios terapéuticos de los mandalas

Han sido reconocidos en la psicología como un elemento terapéutico. El psicólogo suizo Carl Jeny propuso que son representaciones de nuestra mente, que facilitan la concentración, la transformación y la asimilación de aspectos inconscientes. Podemos proyectar lo que sentimos y pensamos en los mandalas.

La psicología transpersonal considera a los mandalas como un ejercicio para fomentar la conexión profunda y la psicología cognitiva y conductual como una herramienta para mejorar las funciones superiores como la memoria, la atención, la percepción y la coordinación visomotora.

También en terapia ocupacional ya que a través de la estimulación cognitiva favorecen el desempeño en las actividades cotidianas.

 

Si te has decidido por cuidar  tu salud y tu bienestar, encuentra en Free Style Life consejos que podrán servirte de guía en tu nuevo propósito de estilo de vida sana. 

Cuidado y Bienestar

Cuidado y Bienestar

Si te has decidido por cuidar de tu salud y tu bienestar, encuentra en Free Style Life consejos que podrán servirte de guía en tu nuevo propósito de estilo de vida sana.