Mindfulness casero

El mindfulness puede definirse como “la capacidad de prestar atención consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación”.

Historia del término Mindfullnes

Mindfulness es una de la primeras traducciones que se hicieron de la palabra “sati” en pali, un idioma venacular similar al sánscrito que se hablaba cuando buda empezó a enseñar hace 2500 años. Sati es la nominalización del verbo sacati que significa recordar. Es decir recordar que estamos en el presente.

Ha sido traducida al español de diferentes formas compuestas a falta de una palabra que de con el significado original. Las más comunes son, atención plena, plena conciencia, presencia mental y presencia plena/conciencia abierta. Se suele usar más “Atención Plena”.

Vivir en el presente

No podríamos vivir sin la capacidad de estar en el presente, es la que nos permite recordar a donde estamos yendo mientras caminamos, aún cuando durante el trayecto nos hayamos perdido en miles de pensamientos. Sin mindfulness sería imposible observar y reconocer la propia experiencia y vivir en este mundo. Sin embargo, aunque creemos tener control consciente de nuestra atención, lo que normalmente sucede es que estamos constantemente atendiendo a pensamientos acerca del pasado o del futuro o bien sólo reconociendo una pequeña porción de lo que está sucediendo en el presente.

Este tipo de atención nos permite aprender a relacionarnos de forma directa con aquello que está ocurriendo en nuestra vida, aquí y ahora en el momento presente. Darnos la oportunidad de trabajar conscientemente con nuestro dolor, estrés, enfermedad, pérdida o con los desafíos de la vida.

Para mi esta es la parte más importante de esta herramienta, el no tapar lo que nos genera malestar sino tomar conciencia para sanar, solventar, aceptar y soltar.

Reconozco que yo no he recibido ninguna formación específica en esta materia, así que cualquier persona experta en mindfulness pueda ver mi artículo superficial o poco técnico a la hora de hablar de esta herramienta. Yo sólo quiero contar mi experiencia, como una práctica sencilla que me ayudó tanto en mi vida.

Estando en una etapa muy caótica de mi vida, al poco de separarme, y en plena fase de duelo, comencé a recibir ayuda de un profesional ya que yo sola no podía con mi vida, entre otras cosas mi casa….

Sé que puede parecer extraño o quizás es una escusa pero cuando una persona está mal emocionalmente, está quebrada, le cuesta hasta respirar. Creo que la casa de cada persona es el reflejo de él mismo, de cómo estamos y de cómo somos, y mi casa estaba hecha un desastre y se parecía a una pocilga, había pelusas incluso que me hacían la ola al entrar y otras ya tenían vida propia. Bromas aparte……

No entendía porqué no era capaz de ordenar mi casa, limpiarla para 4 cosas que tenía, y vi que el obstáculo estaba en mi, mi cabeza no estaba ni limpia ni ordenada.

Como dije, iba (y sigo de vez en cuando) a un terapeuta y las piezas de mi puzzle paso a paso iban encajando, aprendí varias herramientas para gestionar tanto…. Y manteníamos largas y productivas conversaciones, y en una de ellas (no le daba mucha importancia) le comenté que me encontraba mejor pero que me faltaba resolver el tema casa. Así que él me habló del mindfulness, qué era y sus beneficios, pero para no agobiarme con más cursos o mucha información me explicó que en actividades diarias (y para mi eran tediosas) se podía practicar la atención plena, la concentración y así dejar descansar la mente un rato y disminuir los niveles de estrés, acompañada de una suave respiración también consciente.

Me dijo que cuando planchara, pusiera lavadora, tendiera ropa, limpiara, ordenara, cocinara, me duchara, limpiara los dientes o secaba el pelo, me concentrara sólo en mi, en esos objetos y en esa acción, como si no hubiera nada más en el mundo, como si fuera lo más maravilloso e importante del mundo para nosotros. Con mimo, y cariño. Y me parara a sentir, escuchar y controlar mi respiración, que fueran lo más largas y profundas posibles, que me imaginara cómo el aire entra y sale de mi cuerpo. Esta parte fue la más importante para conseguir en esos minutos de actividad la calma mental, relajar mi mente.

Al principio me estresaba porque mi cabeza no paraba de dar vueltas a cosas negativas y tóxicas para mi, y es un bucle difícil de salir, pero no desistí, y todos los días hacía una cosa, no pretendía hacerlo todo de una vez, los hábitos paso a paso. Llegué incluso, y esto es divertido, a hablarle a esos objetos, les decía lo bonito que eran, relataba a veces lo que hacía y me felicitaba por lo bien que lo estaba haciendo. Y también controlaba los segundos en los que inspiraba y los mismos para exhalar.

En un día no veía los resultados, en una semana con constancia ya empecé a ver la luz, y percibí cómo mis esfuerzos iban dando sus frutos, ya en vez de caos total sólo tenía medio caos. Lo que quiero decir es que a medida que practicaba fui cogiendo la rutina, el hábito y ya hasta me ponía música relajante. Eran mis momentos de evadirme y estar conmigo misma, mejoró no solo la higiene y el orden sino la concentración, la atención y la autoestima (que tenía tan deteriorada).

Hoy en día mi armario tiene lo imprescindible, he ido soltando lastre emocional y material, ordenado a lo Mary Kondor. Casa limpia y ordenada con pocos muebles y pocos objetos. Y muchas plantas muy cuidadas, verdes, brillantes y frondosas.

Recomiendo para llegar a obtener resultados en nuestro bienestar practicar cada hábito mínimo 21 días, ya se vuelve rutina, estaría incorporado. También recomiendo la constancia y leer un libro maravilloso que a mi me ayudó sobre la adquisición de hábitos y su incorporación en nuestras vidas, “El efecto compuesto”. A mi me cambió la perspectiva.

 

Si te has decidido por cuidar  tu salud y tu bienestar, encuentra en Free Style Life consejos que podrán servirte de guía en tu nuevo propósito de estilo de vida sana. 

Cuidado y Bienestar

Cuidado y Bienestar

Si te has decidido por cuidar de tu salud y tu bienestar, encuentra en Free Style Life consejos que podrán servirte de guía en tu nuevo propósito de estilo de vida sana.