Fortaleciendo cuerpo y mente

Infinidad de artículos se podrían escribir sobre el yoga, yo voy a ir tratándolo según vaya conociendo y experimentándolo.

En una de las muchas charlas de yoga con mi pareja, me comentó que en su formación yóguica aprendió el que es el yoga primigenio. El kundalini Yoga. Me explicó en qué consistía (ahora os explico) y me pareció todo un reto para mí, porque requiere de una fortaleza y disciplina espectacular, por hacer una serie o kriya completa a diario durante 40 días, algo de lo que flaqueo, así que como escribo en el artículo “la ley del espejo”, lo importante que es ejercitar la voluntad, en esta ocasión mi pareja hace de señor Miyagui y yo de Daniel San.

Así que lo vimos como una oportunidad para aprender aquello de lo que carecíamos y nos pusimos un reto. Hacer una kriya durante una cuarentena, a diario.

Comenzamos el 11 de Octubre y vamos por la mitad y el aprendizaje hasta ahora ha sido tan espectacular que ni yo me lo creo. Aunque eso ya lo contaré en otro momento.

Lo importante, ¿qué es el kundalini yoga?.

Es como ya he dicho el yoga primigenio, como si fuera el tronco de un árbol del que nacen las ramas, que vendrían a ser los distintos senderos yóguicos o subtipos de yoga, que se pueden recorrer para elevar física, mental y espiritualmente.

El fundamento principal de esta disciplina es despertar y elevar la energía kundalini, una fuerza primordial que según los entendidos se haya dormida en la base de la columna vertebral, primer chakra, de todo ser humano. Esta energía es el potencial creativo latente en cada persona. En la cultura hindú representa como una serpiente enroscada en la base del sacro donde el soporte de raíz o muladhara chakra.

Una vez que esta energía va elevándose por la columna vertebral y purificándose a través de los chakras (o núcleos de energía) que en ella se encuentra. De esta manera también se eleva progresivamente el grado de conciencia y plenitud personal.

Cuando la energía kundalini alcanza el núcleo de energía situado en la parte superior de la cabeza se alcanza en la plena realización con los planos físico, mental y espiritual.

La energía kundalini, una vez que se empieza a despertar, necesita canales para transitar y elevarse. Estos son los los nadis, que discurren sutilmente por todo el cuerpo y a través de los cuales fluye el prana (o energía del universo que se capta a través del aire y de todo lo que perciben nuestros sentidos. De los miles de nadis los tres principales son el ida y pingala (en los laterales de la columna) y sushumna (central), pues através de ellas, que se encuentran en la columna y en la cabeza, se eleva y discurre energía kundalini.

En la práctica, ¿cómo es una clase kundalini?

Aproximadamente de una hora y media, se desarrolla una kriya o conjunto de ejercicios, generalmente dinámicos, enfocados a una o varias finalidades que el profesor los menciona al empezar la clase. Los ejercicios pueden incluir asanas (posturas), pranayamas (técnicas de respiración), mudras o posturas de manos y dedos y mantras o vocalizaciones con sonidos que elevan la consciencia.

Al finalizar se realiza una meditación kundalini, según la kriya tendrá una postura y un tipo de meditación. Suelen durar de 10 a 20 minutos, pueden ser en silencio, escuchando y vocalizando un mantra o visualizando con ojos cerrados, un punto en centro del entrecejo (tercer ojo).

 

¿Porqué practicar kundalini yoga?

Las personas que se acercan al yoga generalmente lo hacen empezando por clases de hatha yoga (yo con ambas, sin duda estoy enganchada) el más popular, posturas estáticas. No siempre satisface sólo esta modalidad pues no se consigue acallar ese diálogo interior que nos martillea o concentrarnos o llegar a relajarnos y meditar. Así que yo por eso recomiendo probar diferentes sendas, hasta encontrar la que nos satisface o practicar varias y así se complementan.

Sin duda en el yoga primigenio los efectos positivos se ven más si cabe desde el principio. El kundalini yoga es una disciplina tan amplia, variada y dinámica que potencia la concentración a través de múltiples recursos físicos, mentales y espirituales, con lo cual los resultados son bastante impactantes a partir de la primera clase. Experimentar una sesión de kundalini puede ser como darle a un interruptor y encender un flujo energético que desconocíamos que estuviera en nosotros mismos.

Se puede hacer a cualquier edad, no recomendado para niños. El fin último y lo que se logra después de practicar el kundalini es el que regula el estado mental, calma el estrés, gestiona emociones y nos concentramos en el presente. Para entender mejor, nuestra anatomía (no la que nos han enseñado en el colegio, músculos, huesos y órganos), la energética. Fueron ya los grandes sabios quienes investigaron y estudiaron su funcionamiento, sus sonidos, su infinidad, su interrelación, su poder. Descubrieron que la vida del ser humano se basa completamente en estos chakras. Así desarrollaron toda esta ciencia que es el kundalini.

Vamos al meollo de la cuestión aunque sean sólo unas pinceladas ya que es un tema que se puede extender hasta el infinito.

 Los aspectos básicos de esta energía, los chakras...

Significa rueda. Son centros de energía o vórtices. Existen como energías dinámicas y nos ayudan a entender como el ser humano procesa la energía en la compleja interacción de los múltiples niveles de la existencia. Al estudiar y enseñar kundalini yoga nos centramos en los 8 chakras principales.

7 de estos 8 chakras se corresponden con zonas del sistema endocrino o nervioso, es decir con el cuerpo físico, mientras el octavo es el aura o campo magnético del cuerpo.

Los 3 primeros chakras forman el triángulo inferior, el 4º el corazón el punto de conexión y equilibrio entre los dos (del yo al nosotros) y el resto forman el triángulo superior.

Para saber más de los chakras y cómo están interconectados voy a poner un ejemplo muy sencillo.

El cuerpo humano es como un instrumento musical, construido con 72 cuerdas. Cada cuerda actúa como un meridiano y vibra con la corriente de la energía vital, Prana. El influjo de la energía cósmica en el cuerpo desciende en forma de cascada desde la coronilla, la décima puerta y va generando unos estanques o vórtices que son los chakras.

Las 72 cuerdas están controladas por tres principales, o canales, un canal derecho (pingala) otro izquierdo (ida) y uno central (sushumna).

Los chakras superiores vibran cuando dejamos ir los pensamientos que ocupan nuestra mente. Estas vibraciones o patrones de pensamiento puntean las cuerdas, de manera que los 72000 canales de nuestro cuerpo se ponen a vibrar. Esta vibración crea la forma y el funcionamiento del cuerpo físico, emocional y mental. Ocurre lo mismo que cuando los armónicos de una cuerda de un instrumento vibran creando una forma en el aire.

Ningún chakra se encuentra aislado. Al estudiar anatomía yóguica cambiar nuestro sistema de comprensión occidental que tiende a analizar y separar todos los conceptos, por una aproximación más holística que reconozca la interrelación entre todas las cosas. Los chakras forman parte de un ciclo de evolución y transmisión, de manifestación y sublimación mucho más grande.

Los chakras del triángulo inferior actúan principalmente en la eliminación y la reducción, y se equilibran con  la acumulación, creación y refinamiento de los chakras del triángulo superior.

Los primeros cinco chakras están relacionados con cada uno de los 5 elementos (tattwas): tierra, agua, fuego, aire y eter y las cualidades que estos elementos representan. Los tres chakras superiores se corresponden con reinos más sutiles por lo que no tiene correlación alguna con los tattwas.

Prana, la fuerza de vida, fortalece los chakras al eliminar los bloqueos y permitir el libre flujo de energía a través de ellos. Kundalini yoga facilita la consecución de esta liberación, equilibrando y maximizando el funcionamiento del cuerpo, mente y espíritu.

Los chakras afectan nuestra percepción, nuestros sentimientos y nuestras decisiones. Afecta el flujo y el tipo de pensamiento que tenemos, así como la recopilación de energía que necesitamos para actuar y manifestar este pensamiento. En nuestro comportamiento, afectan la relación entre el consciente y el subconsciente. Abrir y equilibrar los chakras nos permite abrir nuestros sentidos e integrarlos en una red que se relaciona con el amplio campo original de energía del cual venimos y al cual volveremos.

Esto es solo el comienzo de todo el mundo yóguico, hay tanto por aprender y practicar, por último voy a contar mi experiencia de cómo me ha ayudado esta práctica.

Después del parto de mi hijo, que fue muy complicado y traumático para los dos (se tuvieron que subir encima dos personas para sacarme al bebé), yo estuve varios meses orinándome encima, continuo picor vaginal, andaba mal, como torcida, continuo dolor en las lumbares, en la espalda, piernas y apenas podía hacer ejercicio. De relaciones sexuales, autoestima, sobrepeso ni hablo......

Fui al ginecólogo y me dijo que estaba todo muy bien sólo tenía que dejar pasar el tiempo que todo volvería a su sitio. Dejé pasar el tiempo y sólo iba a peor., física y anímicamente. Tuve varios pinzamientos y la solución tradicional es inflarte a pastillas y ya si quieres algo práctico te lo buscas por tu cuenta.

Así que entre llanto y desesperación apareció por recomendación de un compañero de trabajo del papá de mi hijo un maravilloso osteópata, acupuntor, quiromasajista, y naturópata que literalmente me salvó la vida. Tenía un punto de vista mucho más diferente que el ginecólogo, de cómo funciona el cuerpo y la relación con los órganos sexuales y los postpartos. El coxis que estaba para dentro lo recolocó (me dijo hay dos formas de hacerlo una rápida con el dedo en el culo y otra lenta y dolorosa desde fuera, yo le dije después de lo que llevo pasado un rato con un dedo el culo no es nada) y a partir de ahí me recolocó todo el cuerpo, la matriz me hacía presión en la vejiga por eso me orinaba (me la puso en su sitio), me solucionó lo del picor, y bueno empecé de nuevo a ser persona, ponerme derecha, hacer deporte y comenzar una vida nueva.

Mejoré muchísimo, hasta que descubrí el yoga, y a mi pareja, que sabe mucho de psicología y yoga, sabía perfectamente que aún estaba atorada y atascada en la zona del primer y segundo chakra, y cuando empezamos a practicarlo juntos me hizo unas recomendaciones geniales. Así lo hice y se me terminó de liberar esa zona que emocionalmente estaba bloqueada (no son sólo órganos y músculos no olvidemos que también hay emociones y energías), con el psoa, el sacro, lumbares, y un largo etc.

Descubrí músculos que ni sabía que tenía, camino desde entonces más erguida y más ligera que nunca y en las relaciones sexuales mejoraron un 200%, alucinante.

Después de años de lesiones, pastillas y sufrimiento que tapaban lo que de verdad ocurría (nuestros médicos no están formados para decir haz yoga para liberar los chakras), por desgracia no tenemos en España esa intervención holística y energética del cuerpo, a diferencia de algunos países europeos que ya los están contratando para prevenir enfermedades en la población como Suecia.

Gracias a prácticas alternativas, mi vida ha cambiado a mejor, mucho mejor. No me conformé con el “ya se mejorará, todo vuelve a su sitio”, “es normal lo que te pasa”. Menos mal que vi más allá, tanto, que mi recuperación comenzó con un dedo en el culo, y sólo pensé qué tengo que perder, ya a peor no puedo ir, hay que probar cosas nuevas.

Como se suele decir una imagen vale más que mil palabras, como tranquilidad, armonía, conexión, felicidad, amor, salud, y un sinfín de beneficios más.

 

 

 

 

 

Si te has decidido por cuidar  tu salud y tu bienestar, encuentra en Free Style Life consejos que podrán servirte de guía en tu nuevo propósito de estilo de vida sana. 

Cuidado y Bienestar

Cuidado y Bienestar

Si te has decidido por cuidar de tu salud y tu bienestar, encuentra en Free Style Life consejos que podrán servirte de guía en tu nuevo propósito de estilo de vida sana.