Hábitos saludables según el ayurveda

Hábitos generales para crear nuestra rutina saludable 

De nuevo hacer mención al maravilloso libro de Violeta Arribas “Yoga y ayurveda” De la ansiedad a la salud integral. De dónde he sacado mis hábitos diarios, los he probado y adaptado a mi tiempo, mi espacio y mi carácter, ya que como ella misma dice y sin duda tiene razón, es que no se puede coger todo de forma estricta, de golpe y cuánto más mejor, así que abogo por la integración paulatina.

Todo en su justa medida, incorporándolo todo paso a paso, entendiendo su funcionalidad. No es cuestión de o todo o nada, muy de biotipo pitta como soy yo, sino algo comedido, lógico y sencillo. Si pretendemos hacer mil cosas y a raja tabla nos frustraremos y abandonaremos muy rápido.

La mañana es el momento más importante de la rutina, pues es donde se hallan las técnicas encaminadas a purificar el organismo y así evitar el asentamiento de toxinas físicas mentales y cargarnos de prana o energía para afrontar la jornada mucho más fortalecidos.

Primero voy a parafrasear a Violeta, sus hábitos están ordenados en orden cronológico desde que nos levantamos y después contaré yo lo que hago.

Rutina matinal de purificación, antitoxificación y activación

Levantarse temprano

Lo ideal es levantarse en torno a las 6 de la mañana (en invierno más tarde). En este punto conviene repasar el ritmo circadiano al que estamos sujetos, (coordinados con el movimiento y posición solar, que rige nuestro ciclo del sueño, vigilia, poder digestivo, procesos de eliminación y otros.

Al caer la noche, la energía de conservación pasa a ser dominante, empiezan los procesos de eliminación de toxinas y el cuerpo se prepara para descansar y renovarse.

No es la cantidad de horas lo que se asegura el descanso sino las fuentes de energía, respiración y alimentación correctas, actitudes positivas, relajación, etc. Y muy importante las horas de acostarse y levantarse.

Prueben un mes, acostarse a las 10 de la noche y a levantarse a las 6 de la mañana. Observaremos cómo sube nuestro nivel de energía. Conviene levantarse antes de la salida del sol y hacer entre 30 y 50 minutos parte o toda la rutina que voy a exponer.

 

Actitud de agradecimiento al levantarnos

Antes de salir de la cama mecánicamente, nos tomaremos dos o tres minutos para desarrollar y amplificar pensamientos de gratitud por todo lo valioso que poseemos interna y externamente, lo que desembocará en un estado de “santosha” o contento interior importante para comenzar el día, ya que nos cargará de perspectiva y energía.

Limpieza de la lengua, boca y realización de gárgaras

Importantísimo este hábito, ya que parte del “ama” o toxina, fruto de la digestión del día anterior, sube a la superficie de la lengua cada mañana en forma de capa blanquecina más densa en la parte final de la lengua.

De no retirarlo en ese momento, pasaría de nuevo al interior del organismo con el desayuno y ya no podríamos retirarlo de una manera tan sencilla.

Necesitaremos un raspalenguas, preferible de acero inoxidable, y realizaremos pasadas con firmeza de atrás hacia delante. Lo enjuagaremos con agua fría.

También esto mejora las digestiones, ya que la lengua contiene puntos reflejos del sistema digestivo y otros. Complementamos la desinfección de la boca con unos enjuagues, con aceite de sésamo de primera presión en frío, seguido si se quiere de agua con sal del Himalaya, o una de las dos opciones.

Rematamos con un cepillado de dientes con un dentífrico natural libre de flúor.

Lavado de cara, ojos y aceitar oídos. El ayurveda da importancia capital a las puertas de los sentidos, todas conectadas con el cerebro, mantenerlas humectadas, limpias y cuidadas previene y trata muchas dolencias.

Tras el lavado de la cara normal para refrescar y activar (jabón neem, o cualquier otro natural), es conveniente, en especial si se sufre molestias habituales en los ojos, si es verano o somos del biotipo pitta, lavarlos con infusión de polvo de tripala una vez enfriada y colada o agua de eufrasia.

Si no tenemos afecciones o imperan otros biotipos, bastará hacerlo 1 o 2 veces en semana como prevención y para tener unos ojos más fuertes, sanos y bellos.

Lo mismo con nuestros oídos, importante canal que debemos lubricar con unas gotitas de aceite de sésamo previamente calentado a la temperatura corporal o dos grados por encima. Por regla general hacerlo una o dos veces por semana.

Limpieza nariz

Sobra decir la importancia de la nariz para captar “prana” o energía vital de la atmósfera. Además, la nariz retiene parte de la polución del aire y conecta con el cerebro. A través de ella podemos aliviar y tratar enfermedades de cabeza y cuello: migrañas, estrés, insomnio, etc.

También de las vías respiratorias altas: rinitis, sinusitis, sequedad, anomia, catarros recurrentes, alergias, etc.

Para esto es muy importante realizar el shatkarma jala neti, (un utensilio para meter agua en la nariz) a diario para tratarlas en los biotipos kapha y en primavera 1 o 2 veces por semana para los demás casos.

La misma periodicidad conviene aplicarla a un masaje interno hecho con el dedo meñique impregnado con unas gotas de aceite de sésamo virgen de primera presión en frio calentada a temperatura corporal.

Tomar un vaso de agua caliente con un chorrito de limón

Empezar el día limpiando el tracto gastrointestinal, movilizando los intestinos y alcalinizando el organismo. Nuestro cuerpo es una red de tuberías, la principal, el tubo digestivo, suele presentar residuos tóxicos de primer nivel (de las digestiones recientes).

Necesitamos antes de empezar el día arrastrar con agua caliente las toxinas, limpiar los riñones, el intestino grueso y el tracto digestivo. Además, por la noche el cuerpo sufre deshidratación y debe ser lo primero que hagamos en ayunas tras las otras técnicas de limpieza.

Ayudará asimismo a regular el tránsito intestinal, a los biotipos vata le podría venir un poco de miel para equilibrar este dosha. El agua debe ser pura, no del grifo, sino la tenemos, se puede dejar reposar una noche un vaso de agua de cristal para que se evapore el cloro.

También sirve un agua de baja mineralización, aunque en cualquier caso debe calentarse, nunca en el microondas, más caliente para kapha y vata y menos para pitta.

Añadiremos el zumo de un cuarto de limón para vata y kapha y de medio para pitta. Este dosha también puede tomar zumo diluido de aloe vera. El limón se convierte en alcalino al entrar en el cuerpo, asi que mejora la acidosis que tenemos por nuestro estilo de vida.

Así mejora el equilibrio alcalino que necesitamos para mantener la salud.

Movilidad intestinal

Si no lo hemos hecho al levantarnos, tras tomar el agua caliente es el momento ideal para proceder a evacuar los intestinos. El proceso de eliminación natural del cuerpo culmina en la mañana con la defecación. Las prisas a veces nos hacen frenar y dilatar en el tiempo esa necesidad natural.

Hay que obligarse a ir; es decir, tomarse el tiempo y sentarse. Si somos estreñidos ayudara masajear la parte baja del abdomen con aceite de sésamo caliente y tomar por las noches agua caliente con una cucharada de ghee (mantequilla clarificada).

Técnicas de pranayama, yoga y ejercicio

Una vez limpia la nariz, es el mejor momento para activarnos con las técnicas de control respiratorio, hatha yoga y ejercicio físico.

Se puede hacer una, dos o las tres cosas, diariamente o solo algunos días a la semana. La secuencia de saludo al sol, son perfectas para activar nuestras energías y constituyen ya todo un ejercicio físico que pueden hacer todos los biotipos (vata mas lento y menos respiraciones, pitta algo más dinámico y un numero medio de repeticiones y kapha más vigoroso y muchas repeticiones).

Las prácticas de yoga se pueden hacer también al caer la tarde, en especial las asanas, pero la mañana es el momento propicio para el pranayama, cuando podremos captar más energía de la atmosfera porque está más limpia y nuestros masajes nasales se encuentran depurados por las técnicas previas, y, por su puesto, como dijimos, sin estresarnos. Podemos comenzar haciéndolo solo 2 o 3 veces por semana.

Ya el tipo de yoga y pranayama va en función de cada biotipo, nuestro tiempo, disponibilidad, situación familiar, etc. Así que recomiendo comenzar este tipo de práctica con un buen maestro o maestra, ir probando asanas, etc.

Para evitar lesiones o no hacer esta actividad de forma inapropiada. Todo esto es compatible con cualquier otra actividad deportiva.

Lo que sí quiero hacer hincapié es la importancia de practicar yoga ya que es una de las mejores formas de purificación y reequilibrio físico y mental.

Si hacemos yoga en la tarde el pranayama irá después de la práctica para equilibrar y relajar. Si es en la mañana puede ser más dinámico, estimulando el agni o fuego digestivo, mejorando nuestra capacidad de asimilación y previniendo la acumulación de toxinas, además de las expulsadas por el sudor que producimos al practicar.

Meditar

Limpio el cuerpo y la mente y prepararlo para la jornada con uno o dos ejercicios de meditación. Aquellas personas que por su ritmo no puedan hacerlo en la mañana, podrán hacerlo al finalizar el día, antes de cenar o antes de acostarnos.

Automasaje con aceite de sésamo

Nuestro cuerpo dispone de un sistema linfático y circulatorio que en estado óptimo se encarga, entre otras cosas, de drenar y eliminar las toxinas.

Dados los malos hábitos de vida que contribuyen a cargarnos de mayor número de toxinas, generando depósitos de estas en distintos tejidos y canales perturbando con ella poco a poco las funciones normales del resto de sistemas, se lo ponemos verdaderamente difícil al organismo y al sistema linfático para que pueda hacer su trabajo.

El automasaje ayuda a la circulación y al sistema linfático. Siempre tras la activación o ejercicio físico y antes de la ducha, se aplica aceite de sésamo calentado, en sentido ascendente con movimientos largos y continuos, apoyando toda la superficie de la palma de la mano posible y “abrazando” las extremidades como si quisiéramos escurrirlas.

En las articulaciones y el abdomen, se hará con movimiento circulares en el sentido de las agujas del reloj.

Las constituciones vata, utilizarán más aceite y más caliente, menos presión y velocidad e incidirán en los pies y en el bajo vientre por mas tiempo.

Las constituciones pitta, presión y velocidad media, aceite tibio y moderada cantidad, y énfasis en la cabeza y abdomen.

Los kapha necesitarán poco aceite, mayor presión y movimientos vigorosos y prestar atención al pecho, articulaciones y zonas adiposas.

No dar excesivo calor al aceite o se perderán sus propiedades. Uno de los efectos del masaje con aceite de sésamo es limpiar la piel, ya que por su densidad penetra fácilmente y arrastra las impurezas de la dermis como polución ambiental y químicos de productos de limpieza y cosméticos.

Además nutre e hidrata y contiene una importante concentración de omega 6 y omega 9.

Ducha

Nos la daremos siempre tras la oleación, que es la que limpia el cuerpo, la ducha sólo lo remata el proceso, retira el exceso de aceite con impurezas cuando ya la piel ha absorbido la cantidad necesaria de aceite.

Usaremos gel sin químicos ni parabenos, hay muchas marcas que ya lo fabrican. Y con el champú, igual. Hay ayurvédicos de neem, cúrcuma, sándalo, etc.

Después para la hidratación si se tiene muy seca la piel se puede usar sobre la piel húmeda aceite de almendras. No quiero hablar mucho aquí porque entiendo que cada persona tiene sus gustos, olores, tipo de piel, y es algo delicado. Lo que si es importante es que sea natural, sin químicos ni parabenos. Yo luego cuento lo que uso.

Desayuno

De preferencia nunca antes de las ocho de la mañana.

Comida

Es muy importante que la comida sea siempre antes de las dos de la tarde, cuando nuestro “agni” o fuego digestivo esta mas fuerte y podemos asimilar mejor la comida y no generar tantas toxinas por los restos de alimentos sin digerir. Es la comida más importante del día.

La cena

Se recomienda en torno a las ocho o máximo a las nueve, en nuestra latitud y jamás después de las diez de la noche, pues generaríamos muchas toxinas. Si no nos queda más remedio, lo mejor es una infusión o una leche caliente vegetal con algún cereal sin gluten o una sopa o puré de verduras.

Rutina y consejos sobre el ocio, mente, sueño y otros

Controlar el sobreesfuerzo en el trabajo 

No dedicarle más horas que las justas a la jornada laboral. Realizando pequeños descansos donde cerrar los ojos por dos minutos.

Dejar un tiempo para nuestro ocio y relax saludable. Tenemos que disfrutar y hacer cosas que nos gusten y también dedicar un tiempo a cuidarnos internamente. Hay que evitar la sobreestimulación excesiva, acotando por ejemplo el consumo de televisión, móvil u ordenador.

Es preferible elegir actividades que nutran y calmen cuerpo, alma y mente. Por ejemplo, pasear, oír música, una buena lectura que nos genere cosas positivas, un baño cálido, practicar yoga, hacer manualidades, hornear pan, dar muchos abrazos y caricias.

Contemplar la naturaleza, ver una comedia de teatro o en el cine, pintar, escribir, etc. Bailar, hacer deporte, hacer limpieza de cosas en el hogar, decorarla, jardinería. Disfrutar mucho del sexo con nuestra pareja y darle un masaje vigoroso. Preparar una cena romántica o para amigos, etc.

No reprimir emociones y poner cierto límite a los deseos incontrolados

Nos puede ayudar mucho el practicar meditación en la tarde sobre todo si no lo hicimos en la mañana.

Combatir la ansiedad, el miedo, la ira, la avaricia y el apego

Cada uno como más le guste pero sin duda el yoga y la meditación son dos herramientas imprescindibles para ello así como la propia rutina diaria tanto general como particular.

Inducir al sueño reparador

Media hora antes como mínimo de irnos a la cama, apagar el televisor, también dejar lecturas excitantes a nivel mental.

Frotar las plantas de los pies con aceite de sésamo caliente se ha comprobado como uno de los mejores inductores del sueño profundo reparador, por influir sobre todo en el sistema nervioso central. Con este sencillo gesto diario, muchas personas han combatido un insomnio de leve a moderado.

Además, el masaje con aceite en los pies no es sólo una medida ansiolítica, sino que mejora condiciones como la ciática, la mala circulación, los dolores de las piernas, etc.

Las personas que padezcan un insomnio más severo además del aceite que complementen la rutina con una técnica de relajación calmante.

Acostarse temprano en lo posible. Antes de las once de la noche en verano y antes de las diez en invierno.

Mi rutina

La explico brevemente, la hago a diario sólo que exceptuando el aseo lo hago a lo largo del día según mi horario de trabajo y mi compromiso familiar con mi hijo, familia o pareja.

El día anterior lo pienso y lo organizo en una libreta. Llegar a esto me ha llevado un cierto tiempo de ensayo error con cosas que investigaba, probaba, me recomendaban, y yo he ido experimentando hasta encontrarme a gusto con estos hábitos, y con los especialistas y profesionales que me he encontrado por el camino.

Al levantarme hago una oración de ho oponopono y de abundancia. Después agradezco al universo todo lo bueno que hay en mi vida.

Voy al baño y me raspo la lengua, enjuago la boca con enjuague, cepillo los dientes. Me lavo la cara y limpio los conductos de la nariz, con un spray natural o si tengo agua del mar en un cuenta gotas con agua del mar. Lo del aceite de sésamo lo hago una vez en semana.

Voy a la cocina y me tomo agua templada con el zumo de un limón y me tomo un nutriente natural de suero lácteo que activa mi sistema inmune, me ayuda a eliminar toxinas, activa el sistema circulatorio y un largo etc. de beneficios.

Como hábito principal en el desayuno he dejado la cafeína por recomendación de mi homeópata unicista, así que tomo una infusión o agua, copos de avena y pan hecho por mi con ghee y miel o pavo.

El agua que consumo es siempre solarizada, en mi caso de color azul índigo.

Durante todo el día “limpio” con el mantra de Ho oponopono y normalmente antes de acostarme me pongo una meditación guiada de anclaje, de gratitud, abundancia, voy cambiando según el momento.

Lo que sí he cambiado en mi hábito diario, es el ayuno intermitente, no como nada después de las 8 de la tarde. Mucha verdura y fruta, sobre todo las que tengan propiedades antioxidantes. Complemento con pasta (integral) y legumbres y he bajado el consumo de carne y pescado, y cuando lo hago siempre o al horno o a la plancha.

Cogí 6 kilos en el confinamiento y desde que hago estas rutinas y algo de ejercicio aeróbico (andar, nadar o rutina fitness) dos veces en semana y yoga prácticamente a diario (con mi pareja es casi todos los días) he perdido centímetros de cintura, cadera, barriga. He perdido todo lo que sumé en esos meses tan estresantes, que sin duda pagué con la comida.

No uso microondas, ni tintes, ni esmalte de uñas.

Todos mis productos de aseo e higiene son naturales, champú (sólido que hace una amiga con productos ayurvédicos), gel, pasta de dientes, crema, desodorante y aceite corporal. Apenas uso maquillaje. Nada prácticamente de comida basura ni alcohol, sólo en circunstancias excepcionales.

No veo la televisión, ni noticias, ni programas. Sólo series y documentales que me aporten cosas positivas (de una famosa plataforma).

Leo menos de lo que me gustaría, asignatura pendiente.

Paseo, disfruto mucho de ello en compañía de mi pareja ya es algo insuperable, si es en la playa o en campo mucho mejor. Adoro el teatro, cine, conciertos y óperas. Uso en la ciudad bicicleta. La ropa que compro siempre del pequeño comercio, los grandes juegan con ventaja.

Sigo con mis mandalas y pintura.

Me acuesto temprano entorno a las 10 de la noche, esto sin duda es en lo que más he notado mi mejoría en la energía matutina y para comenzar un día, en las duchas de agua fría siguiendo el método Win Hof y en el ayuno intermitente. Jamás pensé que llegaría a hacer todo esto y ahora no me imagino no hacerlo.

Hago un trabajo personal de reflexión continua, crecimiento interior y con un profesional cuando es conveniente (llevo años con un terapeuta maravilloso que sin él no hubiera podio hacer todos mis cambios), para solucionar problemas emocionales y como gestionarlos, tanto del pasado como del presente para tener una vida sana, equilibrada, en todos los ámbitos de mi vida en el futuro.

He decidido ser feliz y abundante, me he cansado del drama, los comentarios despectivos o tóxicos algo muy típico del ser humano en general.

Para eso estudio, leo, me informo y sobre todo abro mi mente a un universo de conocimiento muy interesante que nunca me habían enseñado, hay muchas oportunidades en esta era digital y yo me sumo.  

 

 

 

Si te has decidido por cuidar  tu salud y tu bienestar, encuentra en Free Style Life consejos que podrán servirte de guía en tu nuevo propósito de estilo de vida sana. 

Cuidado y Bienestar

Cuidado y Bienestar

Si te has decidido por cuidar de tu salud y tu bienestar, encuentra en Free Style Life consejos que podrán servirte de guía en tu nuevo propósito de estilo de vida sana.