La Ley del Espejo

Hace ya algunos años haciendo una reflexión con una gran amiga, Vivi, sobre el crecimiento personal y cómo afecta en nuestro entorno me hizo un 6 de Enero un gran regalo con el cuál comencé a cambiar mi perspectiva de mí y mi realidad, el libro “La ley del espejo”.

Para explicarme mejor voy a contar una anécdota con mi hijo. Una noche cenando con Marcos, empezó a contarme su día, y estaba un poco enfadado o mejor dicho como dice él “ofuscado” con un compañero de su clase que dice que está todo el día “ofuscado” y “enfadado”. Yo le dije, Marcos, hijo ¿sabes en realidad quien está enfadado y ofuscado?. ¿quién mamá? Me preguntó él, tú mismo, le respondí.

No mamá yo no, yo solo estoy “ofuscado” porque el compañero se enfadó por nada, por una tontéría.

Le insistí, cariño lo que ves en los demás (tanto lo que te gusta como lo que te desagrada) está en ti. Y ese compañero con esa actitud sólo te está recordando y enseñando que tú eres igual, que tú haces lo mismo. Te ofuscas y enfadas por tonterías.

Así que aproveché e hicimos una reflexión de sus últimas semanas desde que le enseñé y encomendé ciertas tareas domésticas que le desagradaba. Las hacía enfadado y mal (siempre tenía que repetirlas), y me lo reconoció, que se pasaba la mitad del día ofuscado y enfadado, tanto en casa como en el cole, cuando tenía que hacer algo que no le gustaba (que eran muchas).

Entonces me preguntó, ¿qué puedo hacer para estar mejor?. Le dije cambia tú, tu actitud en ver las cosas que te pasan como un aprendizaje (que en realidad era el motivo principal para encomendarle esas responsabilidades nuevas) no como un castigo sino una oportunidad para ser autónomo, mejorar la concentración, su organización personal, hábitos, etc.

Le recordé Karate Kid y que pensara porqué el señor Miyagui le había mandado a Daniel San, dar cera y pulir cera. No porque tuviera que arreglar el tatami, sino porque haciendo de una manera consciente esas labores tediosas aprendía mucho de forma indirecta, sin darse cuenta, (constancia, esfuerzo, disciplina y un largo etc.).

Se dió cuenta rápido que él era Daniel y yo el señor Miyagui.

Al lío que me voy por las ramas....

Lo que quiero decir es que lo que le ocurre a los demás, está en nosotros y sólo en nuestras manos está el cambiarlo. No podemos pretender que los demás cambien, no está en nuestra mano, eso es misión imposible. Sólo nos queda mirarnos por dentro y cambiar lo que no nos gusta de los demás en nosotros. Esta es la “Ley del espejo”....

“El mundo exterior actúa como un espejo, reflejando tanto nuestra luz como nuestra sombra, siendo un retrato de nuestro mundo interior”.

¿Alguna vez te ha pasado que te ha molestado enormemente la forma de actuar de otra persona cuando hacía algo con lo que tú no estabas de acuerdo?.

Esta ley lo que pretende principalmente, es que a través de observarnos a nosotros mismos y ver qué es lo que nos molesta, obtengamos más autoconciencia, proporcionándonos así una “guía” poderosa. Voy a explicar los tipos de información que podemos dilucidar. Enfocaremos la vida de una manera más positiva, adaptativa, mejorando la calidad de las relaciones con los demás, empezando con la relación con nosotros mismos, extrayendo el máximo provecho a cualquier situación adversa.

Lo conseguiremos gracias a descubrir nuestras sombras haciendo consciente lo inconsciente, a través del autoconocimiento personal, encontrando el equilibrio y alcanzando más momentos de calma y serenidad.

AUTOCONOCIMIENTO PERSONAL

Si alguien nos despierta emociones desagradables, aunque no lo sepamos, probablemente es porque de algún modo refleja algo de nosotros mismos que no queremos ver y tenemos que trabajar en ello, dándole espacio para permitirlo, sanarlo y liberarlo.

Los problemas se solucionan de raíz si modificamos nuestro estado interno, porque si esperamos que cambien los demás y las situaciones que nos envuelven, nunca nos sentiremos satisfechos. La actitud es lo que marca la diferencia y el primer paso para mejorarla es la toma de conciencia.

Al hacerlo plenamente nos damos cuenta que tenemos porqué sentirnos constantemente víctimas de nuestras circunstancias. En gran medida, en nuestras manos está cambiar la realidad, adquiriendo la responsabilidad por nosotros y brindándonos la oportunidad para actuar y dejar de sentirnos indefensos y desprotegidos ante el resto del mundo. Nuestra transformación interior que llegará a afectar el exterior, cambiando a mejor todo aquello que nos disgustaba.

SEAMOS PRÁCTICOS: CÓMO UTILIZAR LA LEY DEL ESPEJO

Voy a proponerte una serie de ejercicios prácticos. Necesitarás papel y boli. Gracias a ellos podrás extraer información muy valiosa de lo que te sucede, para así poder utilizarla a tu favor.

Piensa en algún momento que te hayas descubierto a ti mismo/a sintiéndose mal por algo que te haya sucedido con otra persona, por ejemplo, después de tener una discusión.

Primero, imagina que te encuentras delante de un espejo. De estas cuatro situaciones posibles trata de identificar en cuál de ellas te ves reflejado/a.

Obsérvate y haz la misma pregunta: ¿qué es lo que refleja este espejo en mi?.

  1. El lado opuesto: te perturba tener delante una persona que es todo lo contrario a ti. Si tu eres ordenado y tú compañera de piso es desordenada, por ejemplo, ¿cómo trabajarlo?.

  • Busca el equilibrio:

    Siendo muy rígido te situarás en un extremo y desequilibrarás la balanza, se puede equilibrar siendo un poco más comprensible y no tan duro contigo mismo/a a la hora de tenerlo todo controlado, y ordenado. Al ser más permisivo no te generará tanta rabia.

    Coge el papel y apunta: ¿qué me estoy exigiendo? ¿Realmente es tan necesario? ¿Podría ser más flexible conmigo mismo/a? ¿Si no acabo lo que quería hacer sería tan terrible? ¿Del 1 al 10 cuanto de terrible es?.

    Reléelas seguro puedes encontrar el término medio. 

  1. Similitud: lo que te molesta es en realidad una parte tuya que no quieres ver. Es como una sombra de algo que no quieras aceptar y lo que se resiste persiste. ¿Cómo trabajarlo?. Busca puntos en común. Escribe qué es exactamente lo que te está doliendo de la otra persona y luego reflexiona si tú te comportas de igual modo (pon ejemplos). Al verlos (hay que ser sinceros), esa parte de ti de luchar contra tu propia sombra, eso será lo que te ayude a cambiar lo que no te guste. Sin aceptación no hay transformación.

  1. Expectativas egoístas: sucede cuando tenemos unas altas expectativas en una situación o con una persona y empezamos a ver que no coinciden con la realidad. Al ver eso queremos controlarlo y manipularlo para que cambie adaptarlo a lo que nosotros nos habíamos imaginado. ¿Cómo trabajarlo?

Deja la visión egocéntrica a un lado. Da igual que des mil pataletas, te enfades, grites o llores. Hay una parte de tu vida que escapa de tu control, y esa es la que está en manos de los demás factores externos.

Anota qué esperabas de esa persona/hecho y qué ha fallado. Después que está en nuestra mano cambiar y que no depende de ti. Dejar que las cosas fluyan. Responsabilízate de ti mismo y hazte cargo de lo que está bajo tu control. Coge toda esa energía de intentar cambiar al otro y dirígela a algo constructivo, cámbiate a ti mismo y darte lo que necesitas. Escribe las cosas que tú puedes hacer por ti para mejorar tu vida sin que dependas de los demás y cómo podrías darte lo que esperas del otro, después ponte manos a laobra. Es curioso pero cuando tú haces una transformación genuina en ti, el resto lo percibe y cambia contigo.

  1. Cuando hacemos lo mismo a los demás: cuando te encuentras a ti mismo sintiéndote víctima de una persona que te está haciendo daño y no te das cuenta de que aunque tú no le estés tratando igual a ella directamente, se lo estás haciendo a otra persona ¿Cómo trabajarlo?

    Haz una lista de las cosas que te molestan en el trato de los demás a ti y repásala con detenimiento y piensa si estás actuando de un modo similar con alguien diferente. Por ejemplo si no te contesta un mensaje un/a chico/a que para ti es importante y te ignora, es probable que te sientas importante al ver que no es claro/a contigo. Por lo tanto, cuando otro/a chico/a te escriba a ti y no quieras contestarle, date cuenta que es lo mismo que le pasaba al/el primero/a y está en su derecho a contestarte más tarde o no hacerlo, como tú. Si nos ponemos en la piel de los demás, como resultado les trataremos mejor y no haremos lo que no nos gustaría que nos hicieran.

    Estas son las cuatro situaciones en las que podemos aprender. Siempre existe la opción de verlas como impedimentos para conseguir lo que queremos y sentirnos frustrados o por el contario, elegir ver a esas personas y situaciones como maestros de crecimiento que nos han dado la oportunidad para mejorar nuestra vida y la forma de afrontarla.

    Si no extraemos la enseñanza, se repetirá constantemente hasta que decidamos arrojar claridad a nuestra oscuridad conociéndonos más a fondo. Haciéndonos conscientes de todo lo que sucede y actuando en consecuencia.

    Finalmente lo esencial es el perdón. Si sintieras resentimiento hacia alguien y no lo conseguimos perdonar, difícilmente podremos encontrar la calma y estabilidad emocional que tanto ansiamos. Cuando estás resentido te encuentras con dos opciones, decidir perdonar o no hacerlo.

    Es una elección, y toma su tiempo, no es algo que se pueda hacer, pero el escoger no hacerlo puede significar quedarse anclado en el pasado. Sin embargo, es factible perdonar a distancia, sin mediar palabra con la persona, pero liberarlo, el dolor acumulado y soltando el rencor. Lo que está claro es que el perdón aporta calma y liberación. Favorece a estar más preparado para afrontar nuevos retos y dejar que entren cosas buenas en tu vida. Esta sanación yo la llevo trabajando ya hace varios meses con la técnica ancestral Ho oponopono, pero eso ya es otra historia a desarrollar con más calma y profundidad.

    ¿Te atreves a mirarte en el espejo de los demás? Podrías comenzar leyendo el libro original y después practicarlo con un programa de 21 días (segundo enlace).

     

     https://amzn.to/3hYE3Bc

    https://amzn.to/2RHfgqF

 

Si te has decidido por cuidar  tu salud y tu bienestar, encuentra en Free Style Life consejos que podrán servirte de guía en tu nuevo propósito de estilo de vida sana. 

Cuidado y Bienestar

Cuidado y Bienestar

Si te has decidido por cuidar de tu salud y tu bienestar, encuentra en Free Style Life consejos que podrán servirte de guía en tu nuevo propósito de estilo de vida sana.