Pon un poto en tu vida

¿Sabías que es tradición regalar un poto cuando se está estrenando una casa? Quizás por eso lo habitual en nuestros hogares sea que hay una o varias de estas sorprendentes plantas, ya que no sólo decoran y hacen acogedoras hasta los más pequeños pisos o apartamentos sino que se obtienen grandes beneficios para la salud.

Este es el primer artículo que escribo para la web, y tiene su porqué, nada es casualidad, ya que tiene para mi una historia muy especial.

Al separarme yo me fui a vivir a un piso, dejé mi casa, al principio me sentía terriblemente sola, convivir conmigo misma, así que pedí a mis amigos que me regalaran algo con lo que se identificaran y así yo les tendría presente y estaría más acompañada.

Un amigo me regaló una palmera, que era muy complicada de cuidar o al menos lo era para mi en ese momento, apenas si tenía yo fuerzas de cuidarme, así que inevitablemente la planta murió. Nunca lo imaginé, pero sentí un pequeño vacío, ya ese ser vivo al que observaba, cuidaba y alimentaba (aunque lo hiciera regular) ya no estaba, y me di cuenta del beneficio que me había hecho estar con ella ese tiempo. Así que decidí tener plantas en casa pero que fueran más sencillas de cuidar, más fuertes, y recordé que mi padre tenía un poto en la cocina y que era súper fuerte y crecía mucho con poco cuidado, así que me fui a un vivero y compré dos o tres macetas.

Las puse en un mueble enorme que tenía en el salón y ese mismo finde venía mi hijo a casa, entró despacio (aún se estaba acostumbrando a los cambios) miró por el salón, el es muy observador, se fijó en las plantas, y dijo con expresión de alegría, “Mamá que bien esto ya parece un hogar”. Le abracé se me saltaron las lágrimas y le dije sí cariño, esto se va a convertir en nuestro hogar.

A partir de esas macetas, mi padre me sembró más, y yo fui reproduciendo, e hice un precioso jardín colgante, que va conmigo donde yo esté, y se acostumbran a los cambios ya que a los pocos años nos fuimos de allí. Ahora están en un mueble más pequeño, en un piso más pequeño, con más vida que nunca, mi salón comedor está invadido de verde.

Esta es mi historia con la planta, ahora la parte técnica…..

Planta nativa del sudeste de Asia. Sus hojas son perennes y pueden encontrarse en una gran variedad de tonalidades.

La palabra poto procede de la palabra griega photo “Dios de la añoranza”, por lo cual existe la creencia que tener un poto mitiga la nostalgia.

Yo digo que es una planta galáctica porque la NASA desde los 80 la ha estudiado a fondo y lo que más destaca de ella es que es purificadora de ambientes internos.

De entre los principales beneficios, esta poderosa planta es capaz de eliminar tres tipos de tóxicos presentes en la atmósfera, los cuales dañan la salud y el medio ambiente.

Uno de estos tóxicos es el formaldehído, que está, por ejemplo, en el humo del tabaco, en las habitaciones recién pintadas o amuebladas recientemente. Según un artículo del Instituto Nacional del Cáncer, este compuesto es tóxico e incluso generaría posibles efectos cancerígenos a largo plazo si su exposición es muy elevada ya que se evapora y se va respirando.

Otro el xileno, que se encuentra de forma natural en el petróleo y en el alquitrán, y puede llegar a provocar intensos dolores de cabeza, vómitos y problemas en el sistema nervioso.

Y por último el benceno, que se encuentra en el petróleo, la gasolina, en el humo del tabaco y en otros materiales orgánicos que se hayan quemado. Puede provocar fatiga, sueño, mareo, taquicardias e incluso la muerte, si se está expuesto a grandes cantidades.

Mantenimiento y cuidados:

Lucen muy bien en macetas colgadas del techo o en unos anclajes en la pared.

Requiere un riego semanal o controlar que el sustrato está húmedo, no encharcado.

No debe estar expuesta a mucha luz, son de estar en lugares semi-oscuros, si están en el exterior en zona muy sombría. Son frioleras, por eso les gusta el calor del hogar, es donde mejor se encuentran.

La temperatura óptima son entre 17 y 30 grados.

Es conveniente pulverizarlas dos tres veces al mes, y limpiar sus hojas una vez a la semana para que puedan hacer bien la fotosíntesis.

Conviene poner una en el baño, ayuda a que no inhalemos gases tóxicos de la fosa séptica y nuestras propias deposiciones.

Se le puede abonar en época de verano cada 15 días con fertilizante que tenga NPK.

Plagas:

Cochinilla: se alimentan de las hojas, aparecen decoloridas, amarillas, se pueden quitar con un pincel con alcohol de farmacia.

Araña roja: de 0.5 cm. Y tienen los mismos síntomas que la anterior y se combate con acaricidas.

ADVERTENCIA:

Muy perjudicial para perros y gatos, si se les ocurriera comérselas, ya que son muy tóxicas, tampoco buenos para el ser humano. Así que poner en alto.

CONSEJO PEDAGÓGICO:

Puede utilizarse como herramienta para ir responsabilizando a nuestros hijos, riego, poda, plagas y a la vez educarle en el respeto a la naturaleza y el cuidado de nuestro medioambiente.

 

Si te has decidido por cuidar  tu salud y tu bienestar, encuentra en Free Style Life consejos que podrán servirte de guía en tu nuevo propósito de estilo de vida sana. 

Cuidado y Bienestar

Cuidado y Bienestar

Si te has decidido por cuidar de tu salud y tu bienestar, encuentra en Free Style Life consejos que podrán servirte de guía en tu nuevo propósito de estilo de vida sana.