Receta bizcocho de yogurt con almendras y pistachos

Bizcocho de yogurt con almendras y pistachos

Cada vez que trabajo de fin de semana, en mi centro, son días un poco extraño para trabajar porque todo el mundo está de viaje, barbacoa, etc. Así que esos días que son un poco, bastante de convivencia intensa, muchas horas seguidas modo gran hermano, procuro sacar tiempo y hacer algo especial para compartir esos momentos, duros a veces, de trabajo.

Como lo que solemos hacer juntos es desayunar, pensé en hacer cosas ricas dulces, sanas,  y qué mejor que ricos y variados bizcochos. Investigo recetas y después la hago a mi estilo, le añado cosas o le quito, y la verdad salen joyas como esta.

Bizcocho del cual me siento especialmente orgullosa porque les llevé a las excelentes cocineras del centro unos trozos para que me dieran su opinión profesional, y les encantó tanto que hasta me pidieron la receta.

Ingredientes:

1 yogurt natural

3 huevos

225 gramos de harina

50 gramos de almendras

50 gramos de pistachos pelados

120 gramos de aceite de girasol, así lo hice yo, otra opción es mitad de girasol mitad de oliva, ya según gustos

Sobre de levadura de repostería

Sobre azúcar avainillada (opcional, yo se la echo siempre)

Mantequilla para el molde o en su defecto poner un papel vegetal

Elaboración:

  1. Precalentamos el horno a 180 grados, arriba y abajo, para tenerlo listo cuando esté hecha la mezcla.
  2. Echar huevos y azúcar en la Thermomix y mezclar 30 segundos a velocidad 3.
  3. Añade el yogurt, el aceite, la harina, y la levadura, mezcla 1 minuto a velocidad 5.
  4. Prepara el molde o con mantequilla o con papel vegetal (yo siempre hago esto).
  5. Vierte la mezcla y ponlo en el horno a media altura.
  6. Hornéalo unos 30 minutos, recordar siempre que cada horno es diferente y hay que comprobar pinchando con un palillo. Si vemos que se dora demasiado por arriba le ponemos un papel aluminio y pasamos el calor sólo abajo. Yo lo hago así.
  7. Cuando esté limpio el palillo, sacar, dejar enfriar y desmoldar.

A esta receta yo le metí las almendras y los pistachos (originariamente no) y lo hice por lo beneficioso para nuestra salud que es el consumo de estos dos frutos secos, os cuento.

Propiedades y beneficios de los pistachos

  1. Ayuda a mantenerse joven combatiendo el envejecimiento. Esto se debe a su alto contenido antioxidante (luteína, gama-tocoferol o zeaxantina) y a las vitaminas B2 y vitaminas E.
  2. Es rico en proteínas, cuenta con una gran cantidad de fibra, ácido fólico y grasas buenas (monoinsaturadas y poliinsaturadas) que a diferencia de las grasas saturadas, reduce el nivel de colesterol.
  3. Regula el tránsito intestinal por su alto contenido en fibra.
  4. Fortalece los dientes, debido al aporte de fósforo (nutriente para la salud dental).
  5. Gran aliado para los huesos y músculos, les aporta proteínas vegetales, fósforo, magnesio y potasio. Recomendado para personas que hacen deporte.
  6. Es el mejor fruto seco contra la diabetes tipo 2, según un estudio realizado por la Universidad de Tarragona. por su alto contenido en fibra, betacaroteno y procianidinas.
  7. Nutrientes como la luteína, la zeaxantina y la riboflavina, funcionan como antioxidante y protegen la vista del daño solar.
  8. Debido a su alto contenido en potasio y magnesio, reducen la presión arterial y la frecuencia cardíaca en situaciones de estrés.

     

     

    Beneficios y propiedades de las almendras:

    1. Fuente de energía. Su aporte de carbohidratos nos ofrece energía para afrontar la jornada más exigente. Y el hierro que contiene para combatir la anemia.
    2. Buenas para el corazón. El de la Doctora Helen Griffiths de Predimed es uno de los más recientes), han demostrado que aquellas personas que comen almendras de manera frecuente, es decir, unas cinco veces por semana, tienen un 50% más de posibilidades de reducir el riesgo de padecer un infarto y otras enfermedades cardiovasculares. Las almendras fortalecen y protegen las paredes de las arterias gracias a los aminoácidos y ácidos grasos que contienen.
    3. Buenas para huesos y dientes. Por su alto contenido en fósforo y magnesio, las almendras nos ayudan a tener unos dientes y huesos fuertes. También cuidan nuestros músculos y contrarrestan la ansiedad, la irritabilidad y favorecen un buen descanso, evitando el insomnio. Además por su alto contenido en calcio previenen la osteoporosis.
    4. Buenas para el cerebro. Con el consumo regular de almendras podemos aumentar la función cerebral, de manera que este órgano se mantenga lúcido y activo.
    5. Mejorar el sistema inmunitario. El zinc de este fruto seco mejora el funcionamiento del sistema inmune, favorece el crecimiento y combate los estados de fatiga o cansancio. La vitamina A que contienen, cumplen las mismas funciones y además ayuda a desintoxicar el organismo.
    6. Combate los radicales libres. Su contenido en selenio y vitamina E combate los radicales libres y ayuda a prevenir enfermedades.

 

Si te has decidido por cuidar  tu salud y tu bienestar, encuentra en Free Style Life consejos que podrán servirte de guía en tu nuevo propósito de estilo de vida sana. 

Cuidado y Bienestar

Cuidado y Bienestar

Si te has decidido por cuidar de tu salud y tu bienestar, encuentra en Free Style Life consejos que podrán servirte de guía en tu nuevo propósito de estilo de vida sana.